El sucio mundo de los cosméticos

El Sucio Mundo de los Cosméticos“, así de contundente es el título de este interesante documental que emitió la televisión pública alemana para concienciar sobre los peligros que pueden llevar asociados los productos que nos aplicamos en la piel e informar sobre las lagunas que existen en su regulación.

La industria cosmética utiliza miles de productos químicos, la mayor parte de ellos ni siquiera están regulados. Otros están permitidos aún sabiendo que son perjudiciales para nuestra salud. Lamentablemente, en algunas ocasiones tampoco tenemos garantizado un producto seguro ni optando por las marcas que venden cosmética “natural”.

Por eso, lo mejor es elaborar nuestros propios productos cosméticos con ingredientes econaturales de primera calidad que no dañen nuestra salud ni el medio ambiente. En nuestra tienda online puedes encontrar estos ingredientes naturales y ecológicos para elaborar tus cosméticos.

No dejes de ver el documental:

Sales: propiedades y usos

Sales

SALES. PROPIEDADES Y USOS

Aportando unos 35 o 40 gr de sal en la bañera, conseguiremos un relajante baño depurativo. Por un mecanismo que se llama ósmosis, la piel intercambia con el agua nuestras toxinas y absorbe oligoelementos naturales y agua. Es ideal para personas con acné, hongos, psoriasis o enfermos crónicos que toman medicamentos diariamente.

La sal enriquece nuestros jabones y champús. Es ideal para la pasta de dientes y también para hacer vahos (congestión nasal, bronquial, asma o enfermedades respiratorias).

Sal del Himalaya. Con 250 millones de años de antigüedad. Contiene 84 oligoelementos. Algunos de los beneficios de la sal rosa del Himalaya: Baños, lavados y compresas: los baños de sal, los lavados en una zona concreta del cuerpo frotando con una gasa empapada en el agua de sal, o la aplicación directa de compresas empapadas en la salmuera alivian diversas afecciones de la piel. Alivio del prurito. Alivio y secado de alergias cutáneas. Cicatrización y desinfección de pequeñas heridas. Relajación y desinfección tanto de pequeñas zonas como en baños completos. Limpieza y desinfección de pieles con acné. Peeling corporal y facial. Reducción de poros abiertos. Como desodorante en axilas y pies. Lavados nasales. Mejora sintomática de catarros y sinusitis. Disolución de masas mucosas en vías respiratorias superiores. Limpieza preventiva de vías respiratorias superiores. Alivio de inflamación en encías y garganta. Prevención de infecciones de garganta y dentales. Limpieza bucal profunda. Desinfección de boca y garganta.

Sal del Mar Muerto, cristalización de 43 oligoelementos durante cientos de años. Agua 10 veces más salada que la del mar. Mejora la circulación del sistema linfático y las defensas del organismo. Ayuda a combatir el estrés, relaja la piel y beneficia a las alergias dérmicas. Mejora el riego sanguíneo. Mantiene el equilibrio iónico. Alivia dolores musculares y contracturas. Fortalece la queratina de uñas y el cabello. Combate eficazmente el acné, los picores de la piel, ayuda a disminuir la celulitis (masaje en la zona) y evita la caída del pelo (masaje en el cuero cabelludo).

Sales de Epsom, sulfato de magnesio hidratado, son un remedio muy antiguo y eficaz. El magnesio no es fácilmente absorbido a través del estómago, pero sí a través de la piel. El uso de esta sales tiene beneficios para la salud como: protección del tejido cerebral, fortalecimiento de las proteínas en las articulaciones, fortalecimiento de las paredes del tracto digestivo, desintoxicación del organismo del efecto de medicinas, metales pesados y contaminantes ambientales. Mejora de la circulación sanguínea y salud del corazón, prevención del endurecimiento arterial y de coágulos sanguíneos, disminución de la presión arterial. Reducción de dolores musculares y calambres. Mejora del funcionamiento nervioso gracias a la regulación de electrolitos. El magnesio ayuda mantener niveles adecuados de calcio en el organismo y la absorción de nutrientes, prevención de migrañas, mejora del estado de ánimo por la producción de serotonina que los sulfatos y el magnesio generan. Alivio del estrés, ansiedad y fatiga.

Arcillas cosméticas ¿cuál elegir?

Arcillas, barros

Arcilla blanca, caolín es ideal para pieles secas y mates o para pieles muy sensibles. Además es muy astringente, aporta luminosidad a la piel y también un efecto tensor, dejando la piel lisa y suave ya que elimina las toxinas y absorbe las células muertas de nuestra piel. Se extiende muy bien y cubre de manera uniforme en las mascarillas. Es muy rica en Calcio, Zinc, Magnesio y Silicio. Tiene propiedades bactericidas y antinflamatorias. OTROS USOS: elaboración de dentífricos: remineralización de la dentina y antiinflamatorio de encías; elaboración de polvos matificantes.

Arcilla roja es la más apropiada para pieles mixtas y con tendencia a grasa, con puntos negros e impurezas pero sin acné generalizado. Es muy rica en óxidos de hierro y en sílice. Oxigena la piel y la tonifica. Propiedades astringentes, antiinflamatorias y descongestivas.  Recomendado para pieles sensibles y delicadas con problemas de dermatitis. Es conocida como la arcilla más curativa, pues provee a la piel de una excelente regeneración celular; cabe destacar que esta es altamente recomendada para personas con problemas como la celulitis y heridas abiertas. OTROS USOS: elaboración de jabones depurativos para toda la familia.

– Arcilla  rosa es una mezcla de los dos tipos anteriores, de arcilla blanca y de arcilla roja. Es más suave y por tal motivo está indicada para pieles sensibles y delicadas. Posee acción desinfectante, cicatrizante y suavizante.

– Arcilla Marrón debe su color a un alto contenido en aluminio y hierro, lo que le otorga propiedades astringentes, antinflamatorias y descongestivas.

El uso de esta arcilla está recomendado para pieles sensibles y delicadas con problemas de dermatitis.

Arcilla verde, Bentonita es ideal para pieles grasas o muy grasas o con acné severo. Es la arcilla con mayor poder de arrastre y eliminación de seborrea y toxinas. Es muy rica en clorofila y en elementos antioxidantes como el Selenio, el Cobre y el Manganeso.  Es muy revitalizante y remineralizante, reforzando el colágeno y la elastina ayudando a atenuar las señales de antiguas heridas. OTROS USOS: en el champú para controlar la dermatitis seborreica; para prevenir los hongos en los pies; para controlar la sudoración excesiva.

Arcilla Ghassoul o Rhassoul para todo tipo de pieles. Sólo absorbe el exceso de seborrea que la piel excreta, manteniendo el equilibrio de grasa de la piel. Ideal para adolescentes con acné con infección y abcesos. Es muy rica en Silicio, Magnesio, Potasio y Calcio. OTROS USOS: hacer jabones para pieles acneicas; en champús y mascarillas para el pelo; en emplastos corporales depurativos.

Barro del Mar Muerto limpia la piel de manera profunda, remineralizándola y ejerciendo un efecto antiarrugas; mejora las pieles grasas y con problemas. Aporte de minerales, problemas de tipo muscular o reumático, mejora el sistema circulatorio y las varices, propiedades relajantes, propiedades antiinflamatorias para artritis y ciática, psoriasis. OTROS USOS: para champús tratantes que favorecen la circulación en el cuero cabelludo, barros anticelulíticos que tonifican, desintoxican y estimulan la circulación, para combatir la piel de naranja.

 

Recuerda, las arcillas no deben entrar en contacto con ningún elemento de metal, si no perderían sus propiedades.

Aceites y Mantecas vegetales

Aceites vegetales

Propiedades
Almendras dulces

 

Todo tipo de pieles.

Irritaciones, grietas y estrías.

Buen aceite de masaje.

Ideal para la delicada piel del bebé.

Suavizante y calmante. Nutritivo y emoliente.

Penetra lentamente en la piel, protege y cuida.

Aguacate

 

Pieles secas, maduras, descamadas o frágiles. Pieles sensibles y de bebés.

Se utiliza mucho en cremas nutritivas.

Aporta espuma y untuosidad a los jabones.

Nutre cabellos secos y castigados.

Nutre, suaviza, hidrata, elastiza y regenera la piel.

Potente anti-arrugas.

Es un buen aceite de masaje.

Penetra lentamente en la piel, protege y cuida.

Jojoba

   

 

Todo tipo de pieles. Muy apto para pieles mixtas y grasa por su capacidad sebo-reguladora. Pero también para pieles secas, muy secas y deshidratadas. Pieles flácidas y sensibles.

Cuidado del cabello. Nutre y regenera sin engrasar.

Previene la deshidratación y revitaliza. Suavizante, regenerador, protector y calmante. Penetra en profundad, sin dejar una capa grasa. Tacto seco y composición que refuerza la barrera hidrolípidica.

Muy resistente al calor y a la oxidación.

Germen de trigo

 

Pieles secas, maduras o deshidratadas.

Cicatrices, eczemas, piel irritada, estrías.

Anti-envejecimiento, anti-arrugas. Antiinflamatorio, antioxidante, cicatrizante, regenera la piel. Prevención de estrías y flacidez.

Fuente de vitamina E.

Es denso y pegajoso, con otros aceites, actúa como conservante.

Argán Todo tipo de pieles. Especialmente apto para pieles maduras y/o sensibles.

Cuidado del cabello. Anticaspa.

Acné, eccema, psoriasis.

Antioxidante, regeneradora. Rejuvenecedor.

Cuida la piel, buen aceite de masaje. Estimula la regeneración. Es reafirmante, muy nutritivo y cicatrizante.

Es un buen protector de la barrera celular.

Bactericida.

Rosa mosqueta Pieles maduras, cicatrices, eczemas, pieles irritadas, estrías.

Combate arrugas, quemaduras, cicatrices.

Anti-inflamatorio, antioxidante, cicatrizante, gran regenerador de la piel. Regeneración celular. Alisa y refresca la piel y aporta mucha luminosidad.

Sésamo

 

Pieles resecas,  irritadas y escamosas. Eccema, psoriasis.

Buen regenerante y flexibilizante de la piel.

Antioxidante. Remineralizante, vitamínica, emoliente.

Es un buen protector de la barrera celular. Previene la sequedad.

Calma los dolores articulares y la ciática.

Coco Pieles muy secas y agrietadas. Pieles ásperas y faltas de elasticidad.

Cuidado del cabello. Excelente para mascarillas capilares, bálsamos labiales, champús.

Aporta espuma y untuosidad a los jabones.

Por su poder bactericida se usa en desodorantes, crema para los pies, etc.

Muy nutritivo, protector, suavizante, hidratante y emoliente. Calmante.

Manteca de karité

 

Piel agrietada, seca.

Cremas corporales y faciales, mascarillas capilares, protectoras solares, jabones, lápiz de labios.

Astringente, hidratante, emoliente, regeneradora, suavizante y cicatrizante.

Manteca de cacao

 

Piel agrietada, seca, arrugas, estrías.

Bálsamos labiales, cremas corporales y faciales, leches limpiadoras, lápiz de labios. Estimulante, antioxidante.

La manteca de cacao es hidratante, suavizante, emoliente y depurativa.

Se funde a la temperatura corporal.

Avellanas Pieles mixtas y normales. Pieles maduras y sensibles.

Regulador seborreico.

Nutritivo medio-ligero.

Es un buen aceite de masaje penetra lentamente en la piel, protege y cuida.

Pepita de uva

 

Pieles secas, grasas, mixtas e inflamadas, pieles castigadas. Dermatitis. Regulador seborreico. Antioxidante, depurativa. Combate arrugas, eccemas, granos.

Anti-inflamatoria. Reconstruye la protección celular. Fortalece el sistema inmunitario, regenera.

Zanahoria

 

Pieles irritadas, escaldaduras, eczemas, forúnculos, picaduras de insectos. Rico en provitamina A.

Cremas solares. Realza el bronceado.

Antiacné. Cicatrizante, antioxidante, vitamínica, revitalizante, remineralizante, emoliente.

Caléndula Tiene propiedades emolientes, antiinflamatorias, astringentes,
antisépticas y cicatrizantes. Está especialmente indicado para tratar
las impurezas de la piel como eccemas, picaduras y quemaduras.
La planta contiene mucílagos, antioxidantes y flavonoides que suavizan
la piel. Por su contenido en ácido salicílico abre los poros y ayuda
prevenir las espinillas y el acné y combate las bacterias dañinas.
Muy recomendado para el cuidado de la delicada piel de bebés y niños.

 

Hipérico Pieles irritadas, pieles con acné, quemaduras, heridas, llagas, escaldaduras, dermatitis, urticaria. Astringente, antiséptica, antibacteriana, antiviral, cicatrizante, protectora, regeneradora.
Ricino

   

Piel con problemas: infecciones de la piel como eczema, dermatitis y erupciones, inflamación e irritación. Tiña y hongos de los pies. Quemaduras. Piel acnéica. Piel seca o manchada.

Caída del pelo y caspa. Fortalece las uñas.

Antimicrobiano, humectante, calmante.

Fortalece la queratina. Alarga las pestañas y cura los orzuelos (ideal para desmaquillar los ojos). Reduce las ojeras.

Muy utilizado en la formulación de jabones debido a que le da persistencia a la espuma del jabón.

 

– Piel normal: avellana, jojoba, argán, rosa de mosqueta.
– Piel seca: almendras, aguacate, germen de trigo, jojoba, argán, rosa de mosqueta.
– Piel mixta/grasa: avellana, semilla de uva, jojoba.
– Piel madura: almendras dulces, germen de trigo, zanahoria, rosa de mosqueta.