Jabón y tensioactivos

Tensioactivos

Tensioactivos o surfactantes son compuestos que disueltos en agua favorecen la disolubilidad de la suciedad. Disminuyen la tensión superficial entre las fases agua-aire o agua-grasa.

Son decisivos para la efectividad de los detergentes y productos de limpieza ya que se encargan de que las grasas y otras sustancias que no son hidros...

Tensioactivos

Tensioactivos o surfactantes son compuestos que disueltos en agua favorecen la disolubilidad de la suciedad. Disminuyen la tensión superficial entre las fases agua-aire o agua-grasa.

Son decisivos para la efectividad de los detergentes y productos de limpieza ya que se encargan de que las grasas y otras sustancias que no son hidrosolubles puedan ser absorbidas y aclaradas por el agua. El agua es un disolvente polar y las grasas tienen una configuración apolar. Las moléculas polares se atraen entre sí, al igual que las apolares. Por lo tanto las moléculas de agua y aceite tienden a repelerse y la tensión superficial potencia este efecto, dificultando que el agua pueda 'mojar' las superficies grasas.

Disminuyendo la tensión superficial, se facilita la humectación de las superficies a limpiar, mojando las manchas de grasa y penetrando con mayor facilidad en los poros o fisuras. 

Pueden ser de origen sintético o natural.  Tradicionalmente, los tensioactivos tienen un origen petroquímico, aunque también se pueden obtener de un modo más respetuoso prescindiendo del petróleo.

Todos nuestros tensioactivos son naturales de origen vegetal completamente biodegradables e inocuos.

PROPIEDADES DE LOS TENSOACTIVOS

  • Poder humectante: es la capacidad para mojar una superficie. La parte apolar permite reducir la tensión superficial del agua. Esta propiedad permite favorecer su humedecimiento, aumentando la capacidad de disolución de la suciedad (la suciedad por si sola es poco soluble en agua).
  • Poder emulsionante: la parte polar permite disgregar la suciedad en fragmentos de una emulsión.  Capacidad de formar emulsiones. Una emulsión es una dispersión de un líquido en otro, en este caso las emulsiones son de grasa y agua, líquidos que jamás se mezclarían de no ser por el agente dispersante, que es el surfactante.
  • Poder de dispersión: propiedad que permite a las micelas mantenerse en suspensión en el agua e impedir que vuelvan a depositarse en la superficie.
  • Poder espumante: capacidad de formar espuma. La espuma ayuda a arrastrar las impurezas y partículas de grasa descompuestas por el surfactante, y por tanto a limpiar, pero principalmente tiene una función comercial, porque el consumidor a menudo demanda productos con espuma, por la facilidad de aplicación, por la sensación que deja en la piel y por la creencia de que un producto espumoso limpia más. No todos los tensioactivos son espumantes y unos lo son más que otros.
  • Poder de aclarado: es la facilidad con que podemos eliminar el producto cargado de impurezas mediante el enjuague con agua limpia.

JABÓN

Los jabones son sales sódicas o potásicas de los ácidos grasos, solubles en agua. Se fabrican a partir de grasas o aceites (que son mezclas de triacilgliceroles) o de sus ácidos grasos, mediante tratamiento con un álcali o base fuerte (hidróxido sódico, que dará jabones “duros”, o hidróxido potásico, que dará jabones “blandos” más adecuados para jabones líquidos y cremas de afeitar). 

Por sus características, los jabones son surfactantes aniónicos.

El proceso de fabricación de los jabones a partir de triacilgliceroles es la saponificación.

Más

Jabón y tensioactivos  Hay 11 productos.

Mostrando 1 - 11 de 11 items
Mostrando 1 - 11 de 11 items